Hacia una Reflexion Positiva

Estuve pensando por largo tiempo sobre que tema escoger para brindarles un punto de partida para una buena reflexión. Surgieron en mí gran cantidad de asuntos, temas y muchos cuestionamientos; pero realmente no llenaban mis expectativas para este momento. Es así como, me atreví a retomar una producción que realicé en 1991 cuando aún era estudiante de la Licenciatura en Administración Educativa y… ¡oh sorpresa!... encuentro mi pensamiento de que es entonces totalmente vigente 26 años después.

Dejo a ustedes compañeros lectores en libertad de juzgar mi escrito que a contiuación expongo, para que juntos construyamos análisis y tratemos de brindar algunas respuestas a aquellos interrogantes que aún nos invaden, acerca de nuestro quehacer como directivo-docente.

Cotinúo siendo un directivo docente de pesamiento muy positivo, muy a pesar de las adversidades que aún aquejan a nuestro gremio y que son bien conocidas por todos; por lo cual considero innecesario comentarlas acá. Iguamente considero que mi pasión por lo que hago como profesional de la educación, me ha mantenido vigente y muy feliz en el desarrollo de mis deberes y labores del día a día; pues me alimento a diario de pequeños,  para algunos insignificantes y para otros desapersividos detalles como manifestaciones de agradecimiento  de padres de familia, estudiantes y compañeros de trabajo, considero que gozar de un buen reconocimiento por parte de la comunidad educativa, es ya un gran logro que aliviana las cargas.

Espero recibir sus criticas constructivas, aportes y reflexiones al siguiente escrito, en mi correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Mil gracias y reciban del Secretario General de Usdidea un muy feliz y prospero año 2017. Y recuerda siempre, USDIDEA eres tú, soy yo, somos todos.

_____________________________

HACIA UNA REFLEXION POSITIVA

____________________________

Tomado del Boletin N°24, Espacio pedagógico.

Uiversidad de Medellin, año 1991. De mi autoría.

 

“Para nuestra Colombia en su encrucijada actual, considero de suma importancia la sublime labor del educador; tarea clave en un camino futurista, en el camino de la llamada modernización, ya que debemos asumir y aceptar el riesgo; enfrentarnos a la misma posibilidad de equivocarnos para así poder descubrir nuevos caminos del saber y de la investigación, aspecto que en la actualidad está, desafortunadamente un poco anquilosado, olvidado por todos nosotros los que deberíamos ser los verdaderos líderes activos en nuestra educación, y no suspirar con aire de tranquilidad porque ya tenemos muy bien escogidos e implantados ciertos modelos pedagógicos, porque bien lo sé que para nadie es un secreto que la mayoría de las instituciones educativas poseen inmensa capacidad para asimilar los nuevos discursos de transformación pedagógica pero sin acompañarlos de los cambios reales y a fondo, que realmente se requieren para nuestra práctica docente.

Es triste reconocerlo, pero la realidad no puede ser descartada (“pero sí modificada si lo deseamos”); desde hace algún tiempo la profesión docente se ha venido devaluando y esto se evidencia en el ocultamiento, además intencional de muchos educadores, sobre su profesión; con esta devaluación del maestro la gran mayoría de los docentes se han convertido en meros instructores o simples ejecutores “obligados” del currículo, con la consecuente limitación de la tarea propiamente pedagógica; es decir, se ha maximizado la actividad académica y se eliminan radicalmente las metas sobre aspectos tan fundamentales como la participación, responsabilidad y el respeto, la formación de valores cívicos, humanos y culturales, así mismo, la creación y facilitación de espacios de debate y ejercicio autónomo de nuestra calidad ciudadana.

Debemos entender con suma claridad que requerimos urgentemente de un proceso de cambio social y cultural, lo cual implica un trabajo arduo de educación para la participación y la democracia efectiva, para que tanto la autogestión como la toma de decisiones colectivas surjan razonablemente desde su base. Es tarea bastante difícil, es cierto, pero aún así, no debemos desfallecer sin intentarlo siquiera, máxime en un país como el nuestro que con sus riquezas culturales, diversidad de regiones, gran variedad de opiniones políticas y de niveles de desarrollo, debe aprender a expresarse con efectividad en torno a las posibles soluciones reales de sus propios problemas y aspiraciones, tanto  a nivel individual como de comunidad, así mismo a la incansable búsqueda de sus propios valores que colocándolos muy por encima de las divergencias y conflictos de toda índole, le sirvan para que establezca y se apropie de un verdadero sentido de solidaridad, responsabilidad y compromiso social, para contribuir así a su propio futuro, al futuro de todos.

Es por ello que no podemos descuidar nuestra formación, es decir, nuestra propia educación para formar con éxito un hombre íntegro con capacidad analítica, crítica y sobre todo con capacidad reflexiva, además, con un verdadero sentido positivo de la ética, y no pasar así del analfabetismo a la simple fotocopia sin pasar por la lecto-escritura, así mismo pasar de la irracionalidad a los ordenamientos lógicos sin lograr el “uso de la razón”.

Por lo tanto, no debemos impartir conociemientos aislados ni dogmáticos, sino una verdadera y real preparación acorde con los “Nips” (necesidades, inquietudes, problemas y posibles soluciones) de los alumnos, para que ellos mismos elaboren a lo largo de su vida su propio conocimiento, su propio saber, un saber permanente en constante evolución. Por supuesto, esto no se logra con una metodología tradicional como bien lo sabemos. Ahora bien, si lo sabemos ¿por qué no hacemos nada por cambiar realmente y a fondo? Yo diría que acá está el busilis de la situación educativa en Colombia o al menos uno de ellos y quizás de los mas importantes porque ya el asunto sería más que todo cuestión de actitud, de querer cambiar nuestro pensamiento negativo y destructor hacia un pensamiento totalmente positivo, edificador y optimista, el desear realizar las cosas y hacerlas bien hechas, lo mejor que podamos. Ya que nuestro trabajo se puede facilitar recibiendo los materiales y recursos necesarios para llevarlo a cabo con éxito, pero si no tenemos una mentalidad positiva y clara y no deseamos o no encontramos identificación alguna con lo que hacemos, todo será un esfuerzo inútil y nuestros sucesores seguirán con gran precisión los pasos de la mediocridad.

En tus manos, en nuestras manos, está el futuro de los nuestros, el presente y el futuro de todos.

Sé positivo y franco contigo mismo, tu eres la columna vertebral de nuestro cambio.”

                                                                                              

Compañeros Directivos Docentes, sindicalistas o no, con humildad esboso aquí algunas estrategias para implementar un cambio positivo en cada uno de nosotros como lideres que somos en la educación:

  1. Se Debe tener mucha concordancia entre lo que se dice y se hace en nuestra vida personal. (Nunca olvidar que somos ejemplo o espejo para toda la comunidad).
  2. Conocer y llevar a cabo actividades sobre escucha activa, mirando siempre a los ojos, practicar empatía y mediación a nivel de toda la comunidad.
  3. Aceptación incondicional de sus propios Estudiantes y equipos de trabajo.
  4. Cultivar la Comprensión y Confianza.
  5. Propiciar estímulo positivo y reciproco entre estudiantes, docentes, directivos y demás miembros de la comunidad.
  6. Facilitar el trabajo colaborativo que favorezcan las relaciones y el proceso Enseñanza-Aprendizaje.
  7. Tomar las decisiones gubernamentales con sentido crítico y reflexivo que beneficie la labor y a toda la comunidad.

Todo lo anterior podría proporcionarnos una placentera experiencia de vida frente a la actitud del quehacer del Directivo Docente, sin dejar de lado obviamente la permanente actualización de nuestra formación, y por su puesto no podría despedirme sin hacerles un último recorderís: no dejemos de lado nuestra responsabilidad tanto a nivel personal y la responsabilidad como funcionarios públicos con el aporte activo y decidido en el proceso histórico de PAZ que vivimos hoy en nuestro país, nuestro quehacer como docentes directivos en este momento coyuntural debe estar pensado en el postconflicto y en el como tender la mano a tantos compatriotas que llegarán a la vida civil, llenos de espectativas postivas para una nueva construcción personal y social, por mencionar alguna; espectativas mínimas tales cómo terminar su básica primaria y seguir sus estudios de secundaria y media, muy seguramente el ahnelo de muchos será y, considero que así debe ser, el poder continuar con sus estudios universitarios y por ende contribuir con el  progreso de nuestro país desde otra perspectiva.

Los invito a pensar en estrategias que dinamicen este proceso de formación y certificación con calidad, para que todos estos soñadores, al igual que nosotros, podamos ver muy pronto una Colombia libre, más positiva y educada con oportunidades de progreso para todos.

Hasta pronto compañeros. Abrazo fraterno.

 

Roberto de js. Diaz Castaño

Coordinador I.E. Juan de Dios Cock

Secretario General de Usdidea.

                                                                                               

 

 

 

Constancia Asamblea 12 Febrero 2016

Medellín, febrero de 2016

Como afiliados a USDIDEA, organización sindical que hemos visto nacer, acompañado y con la que hemos trasegado en diferentes instancias y eventos, nos preocupan hoy algunas situaciones que hemos visto en la junta directiva, situaciones que podrían afectar el futuro de esta importante y fundamental agremiación.

Cualquier Época es Oportuna para Recordar como Apoyar mi Equipo de Trabajo y mi Equipo de Familia.

CUALQUIER ÉPOCA ES OPORTUNA PARA RECORDAR COMO APOYAR MI EQUIPO DE TRABAJO Y MI EQUIPO DE FAMILIA.

Recordar como los gansos dirigiéndose hacia el sur para el invierno, vuelan formando una "V". Cuando cada pájaro bate sus alas produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en "V" la bandada completa aumenta por lo menos un 71% su poder, más allá de lo que lograría cada pájaro sí volara solo.