La Jornada Única un Reto Embarazoso del Ministerio de Educación

LA JORNADA ÚNICA UN RETO EMBARAZOSO DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN

 

Fernando López Leyes

Secretario de prensa y propaganda

La Unión Sindical de Directivos Docentes de Antioquía USDIDEA, en varias ocasiones ante los medios de comunicación ha manifestado su inconformismo con la implementación de la Jornada Única Académica por parte del Ministerio de Educación.

La jornada única con salario profesional para los docentes, es una reivindicación solicitada en la Ley General de Educación del 8 de febrero de 1994; 22 años después el Gobierno saca a relucir la jornada única, pero tergiversando el sentido y el espíritu que se planteó desde las organizaciones sindicales de los maestros.

En algunas instituciones educativas de Antioquia no están dadas las condiciones para la implementación de dicha jornada, no hay infraestructura adecuada, ni física, ni tecnológica. Además de la carencia de bienestar estudiantil, es decir, transporte, uniformes, texto, alimentos y recreación.

La Jornada Única de nueve (9) horas diarias de permanencia de los estudiantes de secundaria, 8 horas para los de primaria y 7 para el preescolar en la institución educativa, se ha convertido en una dificultad económica para los padres de familia en algunos casos, porque son ellos quienes deben suministrar la alimentación y no el ente territorial y la secretaría de educación certificada como lo ordena la ley.

El Decreto 501 del 30 de marzo de 2016, dice que los planes de implementación de la Jornada Única deberán estar acompañados de un estudio técnico y financiero, en el cual se establezcan los costos proyectados de la implementación de la Jornada en la respectiva entidad territorial y los recursos propios que se esperan invertir para el efecto durante el respectivo periodo de gobierno.  Las entidades territoriales certificadas en educación deberán actualizar su plan de implementación gradual de la Jornada Única.

Según la normativa vigente sobre jornada única, los establecimientos educativos deberán dedicar treinta y dos (32) horas semanales exclusivamente, a la formación en las áreas obligatorias y fundamentales. Las ocho (8) horas restantes podrán dedicarse, como mínimo, a las profundizaciones, énfasis o especialidades de la educación media técnica o académica, en  las distintas  instituciones.  

Es importante recordar a los directivos docentes del departamento, que USDIDEA en su política de defensa de los derechos laborales de los directivos docentes de Antioquia, reitera que la iimplementación de la Jornada Única Escolar, no altera la asignación académica, ni jornada laboral de los docentes, invita a los directivos a tenerlo en cuenta para las asignaciones académicas y elaboración de horarios de clases. Que las horas demás trabajada por los docentes en atención a estudiantes deben ser pagadas  como horas extras.  Para el caso específico de los docentes que laboran en instituciones con jornada única, pedimos se realice un aumento salarial, de manera que compense el esfuerzo y dedicación que requiere este proyecto del Ministerio de Educación Nacional.

Otra de las preocupaciones de la implementación de la jornada única, es cómo se va a solucionar la falta de colegios y cupos necesarios para la atención definitiva de toda la población al año 2025 y el salario de los directivos docentes que les corresponde permanecer 10 horas en la institución atendiendo la población estudiantil. En contravía del Decreto 1850, Cumplir con el compromiso de la jornada de nueve horas diarias en los colegios del país no es tarea fácil. Lo más grave es que los recursos para las nuevas instituciones no están disponibles para alcanzar dichos  objetivos. Faltan nueve millones de almuerzos, espacios físicos, conectividad, docentes idóneos.  Pero sobre todo  la claridad de que los estudiantes  no pueden estar  en una institución educativa por más  tiempo y haciendo más de lo mismo.

Expertos en pedagogía consideran que los bajos resultados en mediciones nacionales e internacionales de calidad educativa colombiana, no debe ser la prioridad  para la implementación de la jornada única.  Aseguran que el problema radica en los modelos de enseñanza que utilizan los maestros. En este sentido, el esfuerzo del Ministerio de Educación debería enfocarse en la cualificación de los maestros y maestras, de modo que se brinde una educación más pertinente y con mayores niveles de motivación para nuestros estudiantes.